Crónica Media Maratón de Gijón 2014

Media Maratón de Gijón 2014Pues llegaba el día de uno de los objetivos de la temporada, como era la Media Maratón de Gijón “Villa de Jovellanos”, y me encontraba en un buen estado de forma. Quizás no había descansado todo lo que debía para una carrera de fondo, pero las sensaciones eran buenas. Aunque el objetivo realista era bajar de la 1:30, había hecho buenos entrenamientos y creía que podía dar más que esa marca, por lo que dos días antes decidí salir con la liebre de 1:25, y ver hasta donde podía aguantar. O hacer una gran marca o ver lo que pasaba.

Aunque parecía que los problemas lumbares ya habían desaparecido, el viernes me levanté algo tocado y durante todo el día estuve bastante incómodo. El día de la carrera ya estaba algo mejor, con menos molestias, aunque estaba tranquilo ya que sabía que, por lo general, no me iba a afectar en la carrera. Llegué pronto a la zona de Las Mestas, donde se daba la salida, para aparcar sin problema y recoger el dorsal. Como había tiempo suficiente fuimos a tomar un café para hacer pasar tiempo y disminuir algo los nervios. Calentamiento bastante completo y con buenas sensaciones y me coloqué cerca de la liebre en los cajones de tiempo especificados para ello. Un detalle muy importante en la carrera fue las condiciones climatológicas, ya que aunque hacía buen tiempo, soleado, había un fuerte viento del nordeste, que en una zona costera se nota constantemente.

Ritmos Media Maratón Gijón 2014Puntualmente se dio la salida y como había decidido (no muy inteligentemente) me coloqué en el grupo de la liebre de 1h25min. La verdad que salir en esta zona delantera y con colocación por tiempos objetivo (cajones), hacen una salida muy limpia con pocos problemas. Esto debería ser obligatorio en carreras con tantos participantes. Los primeros kilómetros fueron bastante cómodos, pero lo verdad que salimos a ritmos ligeramente superiores a los esperados ya que el GPS marcaba los km por debajo de los 4 minutos, incluso había gente molesta por ir a estos ritmos más elevados de lo normal. Además, estos primeros km fueron en los que más se notó el calor que hacía, había dos opciones o te daba el viento de cara con lo que eso suponía, o el sol te hacía sudar de lo lindo. Llegamos al km 5 por debajo de los 20 minutos. Primer avituallamiento y no pude coger botella de agua, afortunadamente hubo una persona que me dejó la suya y pude refrescarme un poco. Seguíamos a los mismos ritmos, y a partir del km 7.5 cambia totalmente la carrera para mi ya que me descuelgo poco a poco del grupo de la liebre de 1h25, incluso aunque sigo a ritmos por debajo de 4’/km.  Este hecho me deja en una zona de nadie durante el resto de la carrera haciendo que el viento del que, más o menos, estaba cubierto en el grupo, me golpee sin piedad. A partir de aquí mi ritmo va a menos, pero todavía paso el km 10 en 40:44-oficial (39.55, por el GPS) que sigue siendo un parcial muy bueno. Los siguientes 4km, hasta el 14 más o menos, puedo mantener un ritmo relativamente bueno (por debajo de 4’20/km) ya que es una zona donde el viento no se nota tanto. Pero a partir del km 14 empieza un calvario que se me hizo eterno, ya que en esta zona es donde vuelve el viento a dar de cara y parecía que había aumentado más. Me tomo el gel que llevaba un poco antes del avituallamiento, aunque tenía que haber esperado para beber al mismo tiempo y que no estuviera tan concentrado. Incluso así paso el km 15 en 1:02:56 (ritmo medio de 4:12/km, proyección de 1:28 todavía). Los ritmos bajan estrepitosamente por encima de los 4’30/km y además voy muscularmente roto. Sobre todo los cuádriceps y, en menor medida, los isquiotibiales, los noto con un cansancio extremo con amagos de sufrir tirones cuando intento ir a más, con lo que mi ritmo sigue bajando. Mis pulsaciones también bajan, señal de que aeróbicamente podía estar dando más, pero muscularmente no voy. Me acuerdo de esas 6 series de 100m a tope que hice el martes que me dejaron algo tocado. En algún momento cerca del km 19, me pasa el grupo de la liebre de 1h30, intento unirme a ellos como puedo, pero sólo lo consigo por unos metros y después se van poco a poco. Todos estos km fueron un constante pasar de corredores a los que no conseguía unirme. Yo iba a menos y ellos iban a más, quizás la estrategia que debía haber seguido yo también. En los últimos km, cerca de la zona del piles me pasa un participante que va animando a todo el mundo, y aunque físicamente no consigo ir a más sus ánimos ayudan moralmente para conseguir acabar poco a poco. ¡Gracias titán! Últimos km con ritmos por encima de 5’/km, señal de cómo iba ya en ese momento. Llegaba al estadio destrozado muscularmente para acabar en un tiempo de 1:32:50, a un ritmo medio de 4’24/km (tiempos oficiales), 21,5 km por el GPS (ritmo de 4’19/km). Bajo mi marca personal en 3 minutos (de 1:35:53 del año 2011), aunque no quedo muy contento ya que sé que puedo estar muy por debajo de esta marca. He disputado la Media Maratón de Gijón en tres ocasiones (mis 3 únicas medias) y en todas me ha tocado sufrir. En 2011, los últimos km fueron un suplicio ya que iba fundido energéticamente, en 2013 me tocó sufrir problemas estomacales, y este año, musculares.

Como siempre un 10 a la organización. Quizás algo a mejorar para el año que viene sería que el primer avituallamiento en el kilómetro 5 sea algo más largo de lo que es, ya que en ese momento la carrera va bastante unida con muchos participantes y los voluntarios no dan a basto para dar agua a todos. Y, por otro lado, creo que algún puesto de esponjas (me parece que el primero) sólo estaba en un lado, con lo que los corredores que van en un grupo en la otra parte o no pueden cogerlas o tienen que cruzarse y poner en riesgo a los demás participantes. Por lo demás, todo bien.

Media Maratón de Gijón 2014

En un plano personal, aunque mejoré mi mejor marca personal, creo que podría haber estado en un tiempo mucho menor según el estado físico en el que me encuentro. Está claro que me equivoqué en algunas cosas, pequé de optimista en el ritmo inicial, y las carreras de fondo, como la media maratón, siempre te acaban poniendo en tu sitio haciéndote pagar estas cosas. Además, el viento del noreste hizo mella en muchos participantes evitando mejores marcas a no ser que fueras bien cubierto en un grupo numeroso. Pero bueno, estamos en esto por diversión, y aunque siempre queremos hacerlo lo mejor posible, hay veces que las cosas no salen como se esperan. Toca asumir esto y, si puede ser, aprender de los errores para que en las próximas competiciones no ocurran. El próximo año, buscaré una media maratón a primeros de año (febrero, marzo) con perfil llano y con menos posibilidades de viento para poder hacer esa marca que valgo.

Tenéis las clasificaciones completas y por categorías en championchipnorte.com

Y en el blog de papirunning hay un recopilatorio de las fotos de la Media Maratón de Gijón.

Resumen de Marzo y Abril

Han pasado ya dos meses desde el último resumen de entrenamientos de Febrero que hice. Han sido dos meses con algunas competiciones de las que realicé la crónica en su día (Trofeo La Venatoria de natación, Duatlón Cross de Cangas de Onís, 10 km de Oviedo y Carrera As Poleas), pero que el entrenamiento en la sombra también ha seguido su curso, básicamente enfocado en la preparación de la Media Maratón de Gijón que se disputa el próximo sábado, pero con preparación en todas las disciplinas del triatlón.

A finales de marzo, justo antes del Duatlón Cross de Cangas de Onís, comencé a tener unas molestias en la zona lumbar que he sufrido durante todo el mes. Había días que me encontraba mejor y otros peor, pero durante todo el tiempo he tenido molestias. Como ya expliqué, comenzaban en la zona lumbar, especialmente al flexionar esa parte, pero que producían una sensación extraña en los cuádriceps, señal de que había algún involucrado. Lo curioso es que esto comenzó en una semana que, por trabajo, no pude hacer ni carrera ni ciclismo, y sólo había hecho 30 min de natación en cuatro días. Afortunadamente, en las últimas dos semanas las molestias han ido a menos, y aunque todavía noto algo de vez en cuando, ya casi está olvidado. Estas molestias me permitían entrenar con normalidad tanto la carrera como el ciclismo, aunque con alguna molestia al acabar, pero donde más sufría era en la piscina (sobre todo en los volteos) y de ahí los pocos entrenamientos que he hecho durante abril en esta disciplina.

Entrenamientos de marzo
Entrenamientos de marzo
Entrenamientos de abril
Entrenamientos de abril

Y ya paso a resumir lo más destacado de los entrenamientos en cada disciplina:

Natación: no han sido los meses con mayor número de entrenamientos en natación, pero lo que he hecho ha sido bastante técnica (sobre todo crol y espalda) y bastante trabajo aeróbico suave. A finales de abril, cuando ya me he encontrado mejor he empezado a meter algo más de trabajo de calidad, que irá en aumento hasta el verano con las fechas clave de la temporada (travesías, acuatlón y triatlón).

Ciclismo: aunque marzo no fue un mes muy extenso en cuanto a entrenamientos de ciclismo, abril ya fue algo mejor, mejores condiciones climatológicas y las vacaciones de semana santa me dejaron salir algunos días bastante seguidos, cosa que ayuda mucho más que coger la bici de manera esporádica. Interesantes entrenos como la subida al Naranco con PR, o rodando bastante fuerte (para mi) por la N-634 zona Siero y El Berrón. Parece que poco a poco voy encontrándome mejor con la bici. De todas formas, estos próximos meses hay que intentar salir más a menudo, y también empezaré a hacer algo de calidad, con algunas series y cuestas.

Carrera: Sin duda esta disciplina es la que más específicamente he entrenado estos dos meses, por la preparación para la media maratón de Gijón. He aumentado el kilometraje, aunque realmente tampoco ha sido algo exagerado (67 km en marzo y 98 km en abril) ya que con dos sesiones a la semana tampoco hay que pasarse. He hecho algunas salidas largas de hasta 18 km a ritmos relativamente bajos (5-5’30/km), y sobre todo, he hecho algunas sesiones de calidad muy interesantes, como un 5km a ritmo en 20’12, una sesión de 8×1000 (1’d) entre 3’40 y 3’50/km, u otra de 8×500 (2’d) entre 3’20 y 3’40/km con bastante viento. Además de las carreras que he hecho estos meses, como el Duatlón Cross de Cangas de Onís, los 10 km de Oviedo y la Carrera As Poleas, que son también entrenamientos de calidad. Creo que me encuentro muy bien en esta disciplina, y espero hacer un buen resultado en Gijón.

Gimnasio: mientras que en marzo hice 4 sesiones de gimnasio, en abril solamente he hecho una. Esto ha sido por dos razones, primero por las molestias lumbares, y también porque la idea es disminuir las sesiones de gimnasio en estas próximas fechas, para estar más descansado en los entrenamientos de calidad específicos de cada disciplina. La idea es ir de vez en cuando, pero con menos volumen e intensidad que hasta ahora, sobre todo, para hacer trabajo de core.

 

Resumen de entrenamientos de marzo
Resumen de marzo
Resumen de entrenamientos de abril
Resumen de abril

Marzo y abril han sido meses que básicamente marcan el final del período de base, dónde es más importante hacer volumen y ahora llegará el momento más duro pero más divertido, distancias más cortas pero con mayor intensidad para estar preparado para las competiciones más importantes de la temporada, aunque por supuesto que no hay que olvidar la resistencia aeróbica.